Juan Cristo I, Rey

Esta es la típica entrada que llevaba tiempo en barbecho y que pensaba finalilzar hoy mismo. Es pura casualidad que coincida en el tiempo con la noticia de la condena a 3 de las integrantes del grupo punk ruso Pussy Riot por “gamberrismo con caracter religioso” a 2 años de cárcel a cada una. Pero sirve muy bien de ejemplo para escenificar la importancia de una existencia real y tangible, preferiblemente por escrito, de la separación entre iglesia y estado. Aunque nos pueda fastidiar montajes fotográficos que sirven de ejemplo como éste que ha realizado Dr. Mapache y que ilustra esta entrada.

Juan Carlos I, Cristo Rey

El problema de dejar una puerta abierta a la unión entre el estado, en cualquiera de sus formas, y una jerarquía religiosa es que la línea de separación será tremendamente difusa y no será sencillo delimitar hasta donde llegan las atribuciones de la religión de turno dentro del estado correspondiente. Y ya puestos tampoco se puede predecir la deriva que pueda tomar la religión hacia tendencias propias de la profunda edad media europea.

Pongamos por ejemplo el caso de España, donde la misma constitución asegura a los seguidores de una religión contar con “las consiguientes relaciones de cooperación con la iglesia católica y las demás confesiones” (Artículo 16.3). Amparándose en esta cooperación y en el “pasado histórico de la religión católica en España” se hace valer la firma del concordato de 1978 que es una ampliación del firmado durante la dictadura franquista mediante el cual se otorga de beneficios fiscales y educativos, entre otros, a unas congregaciones religiosas. Del mismo modo se crea el artículo 525 y siguientes del código penal en el que se detalla y castiga como delito la blasfemia: la puesta en duda en público de la misma trinidad del dios judeocristiano en su versión católica, por ejemplo.

Del mismo modo, amparándose en ese pasado histórico católico y en que “a quién hace daño” vemos crucifijos en las tomas de posesión de cargos públicos, festividades religiosas de una religión, cargos públicos acudiendo a celebraciones católicas en ejercicio de su cargo y no como personas individuales y un largo etcétera. La pregunta que cabe hacerse es ¿y hasta donde está dispuesta a llegar una religión en lo que al ordenamiento jurídico y legislativo de un estado se refiere?

Putin PantocratorA fin de cuentas, si yo fuera el representante en la tierra de la Tetera de Russell y España fuera teteril de toda la vida, estuviera consagrada al bazo de Mr Bertrand y demás soplagaiteces, el código civil y el penal parecería un guión de los mismos Monty Python. Y ríanse de las leyes que impuso el dictador de la película “Bananas” cuando triunfa la revolución. A mi lado lo de tener que aprender sueco les parecería un lujo asiático. Pero ¿y a que estaría dispuesta a llegar la iglesia católica, o el islam, o los testigos de Jehová? ¿Por qué quedarse en un papel meramente de adorno? ¿Pero por qué no ir unos pasos más allá? ¿Por qué no prohibir las concentraciones y/o manifestaciones contrarias a la religión, la música blasfema, los medios de prensa críticos con todo por lo que sea que puede ofender a los creyente (que son muchísimas cosas en función de su meapilismo) etc etc? ¿Quién pone el límite? ¿Los mismos que abrieron la puerta a esta intromisión de un culto mágico sin base científica alguna en la vida pública?

El gobierno actual, en nombre de su fe, está proponiendo ilegalizar el aborto hasta en casos de malformación y si de ellos dependiera modificarían la constitución para poder retirar la ley de matrimonios homosexuales. Que como hemos visto han roto España y han terminado con la familia tradicional. ¿O por qué no obligar a las mujeres a ir con velo a misa, o restituir la ley de “abandono del hogar” para que el maltratador pueda dar con calma y alegría a su “señora esposa” sabedor de que si huye la misma policía se encargará de traerla hasta casa para que pueda seguir dándola de hostias? O ya puestos ¿qué es eso de que las mujeres puedan abrirse una cuenta corriente, comprarse un coche o llevar la cara descubierta? ¡¡y estudiar!! Si hombre, ¿para qué van a querer estudiar si no van a salir de la cocina?

En España es legal, o al menos parece que no está penado, hacer llamamientos a la homofobia desde un púlpito pero no enseñar el sujetador para denunciar la misoginia de la iglesia católica. Se pueden ocupar calles y mear en las fuentes en nombre de Dios y por cuenta del estado pero no hacerlo en completa libertad (lo de protestar, que mear en las fuentes es una guarrada aquí y en Moscú) para protestar justamente contra esos desmanes. Si esto ha estado permitido estando en el gobierno un partido que se dice socialista y laico (permítanme las risas) ¿que no va a hacer uno que abiertamente se declara católico y que tiene entre sus filas a gente de sectas ultracatólicas como el Opus, los Legionarios o Camino Neocatecumenal?

Alguien dirá “bah, exagerado. Eso nunca pasará”. Bueno, les recuerdo que un país católico pretendió prohibir hace tiempo los TeleTubbies porque el personaje morado “promovía la homosexuallidad” O crucen el charco, cualquiera de ellos, el Atlántico o el Mediterráneo, y vea en EEUU, en Irán, en Sudán, en Egipto, en Israel etc etc lo que una religión puede llegar a hacer cuando está demasiado cerca de los órganos de poder del estado. Y como última reflexión del día, pensemos que si la religión católica está donde está, de apartada de la vida política y tan calmada sin llevar gente a la hoguera no es gracias a ella sino a su pesar.

This entry was posted in Actualidad by Starman. Bookmark the permalink.

About Starman

Sí, la dominación mundial no es solo cosa de terrícolas. También hay otros provincianos de la Osa Mayor deseosos de tener su pedazo de pastel o, en su defecto, alguna región poco poblada de la tierra.

5 thoughts on “Juan Cristo I, Rey

  1. Algunas precisiones:

    -En España sí es delito provocar a la discriminación o al odio contra grupos: http://noticias.juridicas.com/base_datos/Penal/lo10-1995.l2t21.html#c4s1 Otra cosa es que la Fiscalía de este país sea tan rápida en algunos casos y tan lenta en otros, pero en la propia noticia que enlazas se dice que la FELGTB va a denunciar al obispo.

    -El delito de escarnio nunca puede ser cometido por una mera duda o negación pública de los dogmas religiosos: tiene que ser un ánimo de ofensa específico y muy difícil de probar. Que es cierto que los delitos de escarnio y profanación son mierda, pero no ampliemos su campo más allá del muy restringido que prevé la ley.

    • Bueno, a Javier Krahe le ha faltado el canto de un duro para que le aplicaran el 525. Y porque la acusación particular no se presentó que si no.
      Y sobre lo laxa que es la justicia aplilcando a la iglesia católica el código penal, no cabe duda que algo ayuda esa unión entre iglesia y estado “de facto” que hay.

    • La FELCTB denunció al obispo y el juez desestimó la demanda. Argumento: que Reig Pla no dijo que todos los homosexuales se protityesen, sino solo algunos.

      En fin, una memez.

  2. Pingback: Juan Cristo I, Rey

  3. Pingback: Fugaces 20/08/12 - Esceptica

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>