About Doctor Mapache

Desde los contenedores hasta el infinito... y más allá.

Vocento y la doble moral cristiana

Vocento, ese grupo mediático, ¿se dice así?, paraguas de prestigiosos (cough, cough) medios como el ABC e Intereconomía. No os voy a cansar con la larga lista de declaraciones a favor de la jerarquía de la Iglesia Católica y su ideario, ni de su beligerancia a la hora de defenderlas, ni como en su defensa a veces han estado bordeando, por ambos lados, esa línea entre el insulto y la vehemencia. No os voy a contar la línea editorial ni su agenda acerca de la familia, la homosexualidad y la política. Vosotros, queridos lectores, quien más y quien menos ha tenido contacto con estos desatinos disfrazados de opinión y noticia, y si no, nada que San Google no pueda solucionar.
Entre todo la panoplia de diferentes negocios que el grupo tiene existe una pequeña página web de anuncios gratuitos, de esos que pones para vender/comprar lo que quieras y que por una módica cantidad te lo ponen bonito para que se pueda ver bien. Helo aquí, con su cabecera al inicio de la página y el nombre del grupo matriz en la parte inferior.
Esto no debería tener la menor importancia, cada uno diversifica su negocio como le da la real gana, a no ser que… un momento… ¿y esto? ¿anuncios de guarras? (con todo mi respeto a las señoritas prostitutas) Nooooo, que va, si son los paladines de la familia tradicional aka familia natural, y de la castidad prematrimonial, no puede ser, ¿no? Pues va a ser que sí.
Y claro como las chiquillas, como buenas comerciales de su propio cuerpo que son, tienen que mostrar la mercancía al potencial cliente, aquí paz y después gloria, descoquémonos todas y de lo que se han de comer los gusanos, que lo vean los cristianos.
¡Vale!, reconozco que el macho ibérico es altamente testosterónico y que quizás dentro del matrimonio su ansiedad provocada por el exceso de testosterona no sea completamente saciada y que necesite desahogo fuera de los límites que le impone la Santa Madre Iglesia, total es un pecadillo que a nadie hace daño, y que con un par de avemarías se soluciona.  Además, cuantos negocios patrios se han cerrado con un apretón de manos y una visita al puticlub más cercano. Sin contar ese ritual iniciático que es el llevarte al chaval de putas cuando alcanza la mayoría de edad. Reconozco todo eso, pero… ¿montarte un sex shop? ¿Pero no habíamos quedado que el sexo era para procrear, que eso de disfrutar era cosa de Satán y su manía de llevarnos por el camino de la perdición y el crujir de dientes eterno?
¡Ok, ok! entre las fronteras del sagrado sacramento del matrimonio cierto desmadre es válido, eso sí, dentro de unos límites por supuesto, a ver si aquí vamos a acabar todos sodomitas o algo por el estilo.
Como veis soy muy compresivo… hasta que vi esto, ¿travestis? Amos no jodas, y encima con unos rabos de medio metro. Idos a tomar por culo (pun intended). Que conste que tampoco tengo nada en contra de las chicas con colita, al contrario. ¿Pero anunciadas en vuestra página? ¿Qué ejercicio de hipocresía y dobleraserismo es este?
Señores de Vocento, después de esto ustedes, ni sus colaboradores, tienen la autoridad moral, si es que alguna vez la han tenido, para pontificar sobre nada. Como todos los de su calaña es ver los lereles encima de la mesa y, como dijo el sr. Marx (Groucho), estos son mis principios pero si no les gustan tengo otros.
Como me encantaría oír sus justificaciones, ardo en deseos.
Y sí, tengo un tumblr guarrete, pero la diferencia entre ustedes y yo respecto a la desnudez y el sexo es que a mí me parece algo natural y sigo la filosofía del vive y deja vivir, y ustedes, ustedes… que voy a decir de ustedes que no se sepa.
Publicado también en Ácido Prúsico
EDIT: Como bien me han llamado la atención las participaciones de Vocento en Intereconomía no son mayoritarias como creía en un principio, lo cual no quita razones al artículo, el ideario de Vocento es lo que es, y los anuncios están dónde están.

Respeto, equidistancia y exabruptos

Respeto… cuan profunda palabra traída por todos los religiofrikis en general y los cristianos en particular. Respeto, gritan los bienintencionados en una defensa del todos somos iguales (aunque se les olvida eso de que algunos son más iguales que otros). Respeto… respetemos las ideas de todos, pues todas las ideas son válidas. Desde las masacres por cuestiones económicas hasta la violación de niños, pasando por la dilatación en el tiempo de la lactancia o el uso de zuecos en las discotecas de Ibiza, respetemos todas las ideas ya que todas las ideas son respetables.

Respeto… RESPETO MIS COJONES (juego de palabras intencionado).

¡Basta ya de estulticias buenrollistas con sonido de flautas tocadas por angelotes mofletudos mientras unicornios rosas vomitan arco iris por toda la inmensidad de un cielo con nubes de algodón de azucar!

Pero antes de entrar en materia de la güena, no nos dejemos liar por los yo creía y a mí me lo dijo un amigo, las definiciones de respeto están aquí y son bien claritas.

Por el contexto imagino que nuestros bien amados cristofrikis usan su primer significado, por que es que si no no me lo explico, mientras que el resto de los mortales usamos el segundo. Y bien que se aprovechan de ello.

Yo soy de la escuela de que el respeto se gana, y que la cosa no es simétrica. Vayamos por partes:

1.- El respeto se gana.

Tomando respeto como consideración, miramiento, deferencia la cosa es bien fácil, yo te respeto si tú lo haces y al revés. Como esto tiene que empezar por algún lado por defecto el respeto mutuo está ahí hasta que una de las dos partes lo rompe, ahora bien, ¿cómo puede venir la ruptura?

La manera más fácil es la descalificación personal, los ciscamientos en ancestros y toda la parafernalia de insultos y exabruptos de lo que la lengua del imperio, y supongo que las periféricas, es tan rica.

Esto mis queridos lectores es lo obvio, pero luego está la fase dos de la falta de respeto y me explico, cualquier persona tiene el derecho de ser, hacer y tener lo que quiera dentro del límite de la convivencia, en román paladino en mi casa, y mientras no moleste a nadie, hago lo que me salga de los cojones y/o los ovarios.

Hasta ahí bien, supongo que todos estamos de acuerdo, pero… ¿qué pasa si el vecino te dice que es lo que tienes que vestir, con quién tienes que follar, como tienes que educar a tus hijos y así un largo etcétera? Pues que no mola ¿verdad?

¿Qué pasaría si el vecino te hiciera chantaje moral para que dejarás de hacer lo que tú crees conveniente y hacer lo que el piensa es lo mejor?

¿Qué sucedería si ese vecino encima tuviera el apoyo de una organización mafiosa que presionaría para que los de tu alrededor te dijeran que es lo mejor para ti?

¿Y si además esa organización, de cuyo ideario no comulgas (juego de palabras no intencionado), se financia en una buena parte del dinero de todos incluido el tuyo?

¿No creerías que se te está faltando el respeto? Y ¿por qué? pues fácil, vuelve a leer la definición segunda, CONSIDERACIÓN, MIRAMIENTO, DEFERENCIA. ¿Ese vecino tendría alguna consideración a lo que piensas y crees? No, no ha insultado, aparentemente, pero bajo la capa de lo que es mejor para ti, ha querido minimizar tu forma de pensar, de llevar tu vida como mejor te place, está coartando tu libertad. Vamos, que te está faltando al respeto con todas las de la ley.

Eso es lo que hace el talibanismo cristiano en este caso en particular, o el de cualquier otra religión en general, anula cualquier cosa contraria a ellos, justo lo contrario de lo que respeto significa. Si hubiera respeto la cosa será así de fácil, soy (aquí el profesante de la religión que más le plazca/disguste) ese es mi ideario, y lo que hago en mi casa ¿te gusta? Bien, ¿no? pues que putada, tú por tu camino y yo por el mio.

Esto nos lleva al siguiente punto:

2. Esto no es simétrico

La horda buenrollista que nos ataca, vease un ejemplo aquí (y mira que me da por culo enlazarlo, pero es que es TAAAAANNNNN clarito), nos intenta vender la idea de que toda falta de respeto es igual a cualquier otra, que es muy malo insultar y que todos somos libres para pensar y hacer lo que nos de la gana.

¡Y UNA MIERDA! Desde el momento en que, tú como religiónfriki, decidiste meterte en mi vida, directamente o indirectamente, en lo que hago, en lo que creo o dejo de creer, en como debo tener y educar a mis hijos, con quién o cuántos tengo que follar, me empezaste a faltar el respeto ergo… ¿por que no habría de defenderme? Total, empezaste tú, que a mi me la trae floja lo que hagas o creas, ese es tú problema, no el mio.

Ahora está la razón de la (anti)simetría, no es lo mismo tener a una organización detrás, con líderes influyentes, toda una parafernalia de tradiciones, medios de comunicación, acólitos poderosos que tú, querido lector, un humilde pringao que a trancas y barrancas te has dado cuenta de lo que quieren hacer contigo es venderte la moto. No, no es lo mismo, así que no es lo mismo que tú en una sala de habitación de un hospital mandes a tomar por culo al cura, que en el bar te cagues en lo más sagrado, o que hagas una pintada en la puerta de la iglesia diciendo que la religión es el opio del pueblo que ese mismo cura ciscándote en tus muertos en la homilía semanal, o que el obispo de turno lanzando sus soflamas en la televisión ni que un político cristofiki nos ensalce las bondades de su sistema moral a la mínima de cambio.

No, no es lo mismo, no es lo mismo eso que el menda lanzando tuits soflamáticos, y cualquier buenrollista que diga lo contrario les está haciendo el juego, de ahí que les considere más como el (uno) de los enemigos a batir que el aliado que podría ser, por que mis queridos buenrollistas, el camino del infierno está empedrado de buenas intenciones.

Y estos cabrones lo saben y os utilizan.

Y como resumen, esta tira que lo deja todo mascado y bien mascado:

“PEDIMOS RESPETO, pero nunca lo damos”
No tiene por que tener sentido, somos más que vosotros.